Últimos temas
» re incicio
Mar Feb 07, 2017 4:08 pm por Invitado

» Rol: Petición
Miér Feb 01, 2017 5:16 pm por Invitado

» Empezando
Miér Ene 25, 2017 1:41 am por Dama Oscura

» Retorno.
Mar Ago 30, 2016 8:55 pm por Invitado

» Dangerous budapest - Cambio de botón + Afiliación Élite
Vie Ago 26, 2016 3:14 pm por Invitado

» Asilo parte  2 "¿Refugio?"
Mar Ago 23, 2016 3:45 pm por Invitado

» Penumbras ~Crónica~
Lun Ago 22, 2016 8:44 pm por Invitado

» Alerta ~Andrea Medici~
Mar Ago 09, 2016 6:02 pm por Dama Oscura

» Buena noche.
Lun Ago 08, 2016 11:36 am por Invitado

» Ego || Clary Maximoff feat Hayden Coltrane
Mar Ago 02, 2016 12:00 pm por Invitado

» Sabbat: Ritae
Dom Jul 31, 2016 3:33 am por Dama Oscura

» Sabbat: Léxico
Dom Jul 31, 2016 3:06 am por Dama Oscura

» Sabbat: Manadas
Dom Jul 31, 2016 2:42 am por Dama Oscura

» Sabbat: Facciones
Dom Jul 31, 2016 2:33 am por Dama Oscura

» Sabbat: Jerarquía
Sáb Jul 30, 2016 11:23 pm por Dama Oscura

Afiliados Elite
Afiliados Hermanos
Últimos Temas

Los Antitribu

Ir abajo

Información Los Antitribu

Mensaje por Invitado el Jue Jun 18, 2015 11:56 pm


Brujah Antitribu


Durante la Revuelta Anarquista, la joven mayoría del clan Brujah fue la primera y más abierta en su apoyo a la causa. Los antiguos del clan, tras sentir un interés pasajero en retar la posición de los demás, juzgaron que los anarquistas se equivocaban. Tras un intenso debate, los Brujah más viejos y sus chiquillos leales volvieron la espalda a aquellos vampiros "chiflados y peligrosos". Como resultado, los Brujah anarquistas, que casi con unanimidad se negaron a inclinarse ante la Convención de Thorns, sienten una gran furia contra su clan principal y apoyan al Sabbat con fervor. Al contrario que sus hermanos de la Camarilla, suelen tener profundos sentimientos hacia su secta. Mientras que la Chusma se lamenta de sus antiguos apáticos y pasa las noches peleando en los estacionamientos de locales de punkrock, los antitribu han llevado la Gran Yihad hasta los antiguos y los propios Antediluvianos.

De todos los clanes del Sabbat, los Brujah antitribu son probablemente los más similares a su clan de origen, con algunas diferencias sorprendentes. No sólo apoyan abiertamente a la secta con entusiasmo, sino que toman parte activa en las conquistas nocturnas y en la Yihad que últimamente ha logrado tantos éxitos para el Sabbat. Aunque las aguas pueden ser profundas, la sanguinaria turbulencia de los Brujah antitribu no indica falta de inteligencia o profundidad.

Estos vampiros son brutales tropas de asalto y eficaces soldados, y es en estas funciones donde se sienten más cómodos. Son despiadados y violentos, y disfrutan de las misiones de conquista. Como condenados, razonan, ¿por qué no disfrutar de un poco de violencia y sadismo para hacer más llevaderas las noches eternas? Hay menos disidentes entre los Brujah del Sabbat que entre los de la Camarilla, pero parece deberse a que los antitribu tienen más suerte (o habilidad) eligiendo a chiquillos que no sean tan arbitrariamente rebeldes.

Después de los Lasombra y los Tzimisce, estos vampiros son los más numerosos del Sabbat, ya que son los menos dispuestos a ver la situación con perspectiva. Toman lo que quieren cuando quieren, ya sea un nuevo chiquillo, un recipiente deseable, participaciones en los negocios sucios de una ciudad o el dinero de tu bolsillo... y pobre de aquél que se ponga en su camino. Los demás Sabbat suelen considerarles primitivos y toscos, mientras que ellos se ven como los más cercanos a la ideología original del Sabbat: la libertad.

Últimamente, muchos Brujah antitribu se han sentido frustrados por el liderazgo inadecuado de los Lasombra y los Tzimisce, por lo que han ideado sus propios planes espectaculares y han conseguido sus victorias. La mayoría se encuadra en la facción Lealista, y algunos logran trascender sus ansias atávicas para convertirse en miembros productivos de la Mano Negra o la Inquisición. En realidad, los Brujah antitribu parecen a punto de lograr un gran éxito, y sólo el tiempo dirá lo que les depara la noche.

Apodo

Bestias

Apariencia

Los Brujah antitribu tratan de amedrentar a cualquiera que les mire a la cara. Los cortes de pelo espectaculares, piercings dolorosos, tatuajes y ropa provocativa son la marca de la casa. Algunas manadas compuestas exclusivamente por estos vampiros adoptan estilos similares, como las bandas urbanas, mientras que las Bestias solitarias suelen llevar aquello que incomode a los que les rodean (lo que en el Sabbat puede requerir un importante esfuerzo). Estos vampiros pueden recordar a punks, gangsters mafiosos, mercenarios o cualquier otra cosa que les dé un aspecto horrendo.

Refugio

Cuando los Brujah antitribu se preocupan por crear un refugio privado no son muy originales, por lo que emplean gasolineras abandonadas, locales con mala reputación y otros lugares nada recomendables. Sin embargo, por lo general no les preocupa dónde quedarse. Después de todo, el mantenimiento de un refugio es responsabilidad de otros: ¡ellos tienen culos que patear!

Transfondo
Estos vampiros seleccionan a sus chiquillos entre un amplio abanico de historiales; los miembros sólo tienen en común que son malos, rebeldes y violentos. Casi todos proceden de ambientes pobres, pocos completaron su educación, pero aparte de estas generalidades, Abrazan a cualquiera que parezca útil o malo.

Creación del personaje

Pueden tener cualquier concepto, y muestran una amplia variedad de Naturalezas y Conductas (que tienden hacia lo militar o lo sádico). Los Atributos Físicos suelen ser primarios, igual que los Talentos y las Técnicas. Los Brujah antitribu suelen ignorar los Trasfondos, a los que consideran débiles lazos con el mundo mortal, pero una creciente mayoría dispone de algún tipo de Recursos, normalmente procedentes de alguna operación ilegal o clandestina. Los Brujah del Sabbat suelen mantener la Humanidad a lo largo de su existencia, aunque menos por preferencia moral que por falta de interés en filosofías y códigos éticos más rigurosos. Por supuesto, sus puntuaciones suelen estar entre 4 y 6, y los pocos que logran cumplir un siglo de no-vida tienen puntuaciones más bajas. La mayoría apenas es capaz de contener a la Bestia.

Disciplinas

Celeridad / Potencia / Presencia


Debilidad

Como los Brujah de la Camarilla, los antitribu tienen la misma pasión e inclinación a perder el control. La dificultad de todos los frenesíes aumenta en dos para los Brujah antitribu, hasta un máximo de 10. Estos vampiros suelen preocuparse menos por su humor cambiante, y muchos disfrutan perversos de su temperamento volátil.

Organización

La organización es un concepto incómodo para muchos Brujah antitribu, que prefieren tomarse la vida noche a noche, haciendo lo que más les apetezca en cada momento. A menudo aportan los ideales de los Lealistas, y disfrutan de la falta de formalidad asociada con la fidelidad a esa causa. A menudo celebran Raves (y griteríos, aunque con menor frecuencia) como sus hermanos de la Camarilla, aunque estas reuniones suelen tener más que ver con la carnicería y la destrucción que con la discusión y el debate.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Información Re: Los Antitribu

Mensaje por Dama Oscura el Vie Jun 19, 2015 11:44 pm


Nosferatu Antitribu


Los Historiadores Cainitas sospechan que los Nosferatu antitribu se unieron al Sabbat no por resentimiento hacia sus antiguos, sino por un motivo más malévolo oculto bajo la fachada purulenta del clan. De hecho, este grupo parece estar al menos en términos cordiales con sus hermanos de la Camarilla , aunque su aparente cohesión puede deberse únicamente al hecho de que están más allá de cosas como las alianzas mezquinas, concentrándose en las fuerzas que amenazan al clan cada noche. Por supuesto, tanto los Nosferatu como sus antitribu callan cuando se les pregunta al respecto, lo que inclina a los demás vampiros a creer que estos asuntos son estrictamente privados.

Como los Nosferatu de la Camarilla, los antitribu están terriblemente deformados, condenados a una no-vida eterna escondidos de los mortales o, dadas las tendencias del Sabbat, atormentándolos. Los Bichos crean sus refugios en las vastas redes de alcantarillado bajo las ciudades, formando guaridas y nidos que horrorizan a todos los que bajan para hablar con ellos. Algunos llegan a deleitarse en su fealdad monstruosa, haciendo lo posible por desagradar a Cainitas y a mortales. En este sentido, el Sabbat les ha influido notablemente, pues han abandonado todo lo que en ellos es humano y han aceptado su maldición con estoica resolución.

Irónicamente, o quizá debido a sus desfiguraciones, los Nosferatu antitribu son quizá el más humano de los clanes de la secta. Habiendo trascendido la necesidad de la brutalidad ostentosa, los Bichos han aceptado su monstruosidad. No se bañan en sangre ni se dan a carnicerías sin sentido; cada uno de sus movimientos tiene una precisión calculada, diseñada para lograr, ya sea respeto, miedo o comprensión. Muchos jóvenes de la secta los consideran blandos... hasta que de tropiezan con ellos en las alcantarillas y descubren la verdadera malicia de sus almas negras.

Como hacen los Nosferatu desde tiempos inmemoriales, los antitribu trafican en el mercado de la información. Cultivan vastas redes de informantes y secretos, al tiempo que lavan muy pocos trapos propios públicamente. Muchos Sabbat les consultan cuando quieren información común (ya que el clan no es conocido por dedicarse a lo oculto), como quién retó a quién por una posición, o cuál de los Templarios de visita es en realidad un Inquisidor. “Los Bichos lo saben todo”, se dice, y los Nosferatu antitribu no hacen nada por cambiar esta impresión, ocultándose en la penumbra y conversando con sus alimañas espías.

Más que cualquier otro clan, los Nosferatu antitribu temen a los Antediluvianos (se puede decir que los otros clanes los desprecian). Al hablar de los Ancianos, la respuesta más frecuente es el terror. En las oscuras leyendas del clan su progenitor, disgustado con sus chiquillos y humillado por Caín, liberó un gran mal sobre los suyos para absolverlos en su monstruosidad. Si esto es cierto todos los vampiros deberían cuidarse, pues estos cazadores
deben ser realmente terroríficos.

Apodo

Bichos

Apariencia

Los Nosferatu antitribu, como sus hermanos de la Camarilla han sido malditos por la Sangre de Caín. Su aspecto es tan espantoso que las demás consideraciones como las ropas o el arreglo personal son secundarias. ¿De qué importa llevar un traje de diseño o un bolso de última moda si tu cuerpo recuerda al de los cadáveres después de un accidente de tráfico? Como mucho se visten de forma cómoda, prefiriendo la ropa amplia, las túnicas y otras prendas holgadas. Algunos se van al extremo opuesto y adoptan un vestuario de alta costura o elementos de culturas sadomasoquistas, dejando una mayor impresión en aquellos que les ven.

Refugio

Los Bichos suelen congregarse en nidos bajo las ciudades, donde pocos se aventuran y de donde muchos menos regresan. A pesar de su gran fealdad no tienden a ser morbosos, y rechazan los ambientes sombríos de los depósitos de cadáveres, cementerios, etc. Cuando residen en refugios comunales suelen quedarse en la zona más aislada e inaccesible. A la mayoría de sus compañeros no suele importarles mucho.

Trasfondo

Estos vampiros son duros supervivientes, y conocen bien las burlas de los demás. Suelen tomar a sus chiquillos entre los parias de la sociedad, aunque muchos aún poseen un ramalazo perverso y Abrazan por desprecio a gente bella o popular. Por algún motivo, casi todos los Nosferatu antitribu son varones, pero, ¿qué importa eso cuando el sexo es prácticamente indeterminado?

Creación de Personaje

Los Nosferatu antitribu prefieren los Atributos Mentales y Físicos, ya que para vivir entre las ratas se necesita sentido y habilidad. La mayoría se inclina por los Talentos, aunque existen historias sobre Bichos sabios y eruditos que han estudiado Conocimientos y que pueden proporcionar respuesta a las preguntas más extrañas. Trasfondos populares son Contactos, Generación, Recursos y Criados animales. La mayoría de los jóvenes aún conserva su Humanidad, pero casi todos los antiguos adoptan Sendas de Iluminación, como la Senda del Corazón Salvaje, la del Poder y la Voz Interior, la de Catarsis o la de Caín. No se conoce a ninguno que haya seguido nunca la Senda de Lilith.

Disciplinas

Animalismo / Ofuscación / Potencia


Debilidad

Dadas sus terribles deformaciones, todos los Nosferatu antitribu tienen Apariencia cero. Este Rasgo nunca podrá incrementarse, aunque en ocasiones se puede ocultar disfrazándose o con medios mágicos. La mayoría de las Tiradas Sociales, con la excepción de cosas como intimidar o infundir terror, falla automáticamente.

Organización

Los Bichos reconocen la edad y los logros, a menudo poniendo las necesidades del clan o las personales antes que las del Sabbat. A pesar de ello, pertenecen a la secta y no suelen actuar contra los intereses de la misma. Como a menudo comparte refugios, los Nosferatu antitribu no tienen mucha necesidad de realizar reuniones formales y ostentosas del clan. La mayoría se dedica a sus asuntos y mantiene a los demás alejados, al tiempo que intenta aprender todo lo posible sobre sus compañeros.

Volver arriba Ir abajo

Información Re: Los Antitribu

Mensaje por Dama Oscura el Vie Jun 19, 2015 11:48 pm


Panders


Aunque no son realmente un clan en el sentido estricto de la palabra, los Panders forman gran parte de la sociedad igualitaria del Sabbat, labrándose un nicho de respeto a pesar de su ascendencia bastarda. Como los Caitiff (pues a todos los efectos prácticos , lo son), no disponen de un linaje formal reconocible. Cualquier vampiro que se una al Sabbat y que no sepa a qué plan pertenece entra en los Pander, igual que los chiquillos Abrazados por Panders establecidos. El grupo consta de una amplia variedad de Cainitas, la mayoría jóvenes y sin probar. Sin embargo, hay que señalar que se trata de Auténticos Sabbat, no de un cajón de sastre para rechazados y miembros sin probar de los demás clanes.

Los Panders surgieron tras la más reciente Guerra Civil Sabbat, a finales de los 50. Un vampiro sin clan conocido como Joseph Pander unió a todos los desheredados bajo su estandarte y los dirigió contra la facción Moderada, motivado por algunos Lasombra y Tzimisce importantes. Impresionados con sus esfuerzos, los antiguos del Sabbat recompensaron su lealtad a la secta con el reconocimiento formal, lo que inmediatamente encendió la mecha de los clanes “legítimos”. Sin embargo, al final vencieron y lograron el reconocimiento una y otra vez mediante el derramamiento de sangre y la diplomacia. Joseph Pander aún existe, pero circula todo tipo de rumores entre los Chuchos sobre intentos de asesinato por parte de antiguos descontentos.

Por supuesto, los Panders son balas perdidas, la “X” en las ecuaciones, los “rebeldes en una secta rebelde”. Los Lasombra modernos los consideran amenazas a la seguridad y les preocupa que su falta de cohesión y de tradición milenaria les haga imprevisibles. Los Panders comprenden su propia posición y aceptan su papel como carne de cañón. De hecho, en cualquier asedio Sabbat la línea del frente suele estar compuesta por Panders dispuestos a demostrar su valía. Tan astutos como cualquier Lasombra y tan brutales como los Brujah antitribu, hacen lo que sea necesario por el bien de la secta.

Carecen de sofisticación si se les compara con los años de formalidades disfrutados por los demás clanes, y son una auténtica turba de bribones y  matones. Sin embargo, al contrario que los demás grupos, llevan al Sabbat en su corazón y sus asaltos suelen ser la primera oleada de una conquista “por el bien de la Espada de Caín”. Al reconocer de buena fe a los Pander, la secta ha logrado un aliado eterno, aunque aún se encuentren en la parte baja de la sociedad. Los Chuchos siempre terminan con las peores asignaciones, las misiones más peligrosas y los ritae más arriesgados, por culpa de su juventud y su falta de tradición. Aquéllos con el suficiente seso aceptan este “honor” como una muestra de coraje, mientras que los menos avispados simplemente hacen lo que se les ordena con la esperanza de comer a los primeros de las víctimas de la manada. Este motivo, su devota y temeraria resolución a la hora de cumplir con su obligación, es lo que ha llevado a los Pander hasta su actual posición, y su número y su poder no dejan de crecer.

Apodo

chuchos

Apariencia

La mayoría es joven (al menos en términos Cainitas), y viste de forma moderna. Debido a su naturaleza rebelde y a sus orígenes contraculturales, muchos adoptan el vestuario de las culturas “rebeldes”: cuero de motoristas, crestas punk, maquillaje gótico, botas de skinhead y colores de bandas. En realidad, la filosofía de muchos de ellos parece haberse congelado desde el Abrazo, ciñéndose a ciertos estilos durante años o décadas, aunque pasen de moda para los mortales. Se trata menos de una postura “antimoda” que de una falta de comprensión del cambio de los tiempos. Muchos antiguos se ríen de esto, ya que ven que hasta los jóvenes vampiros se convierten en seres estáticos, igual que ellos, que a veces siguen vistiendo los estilos populares en sus días mortales.

Refugio

Los Pander suelen tener su refugio con la manada, y si no hay ghouls para encargarse de ello son los responsables del mantenimiento. Casi nunca poseen refugios privados, ya que se sienten mucho más seguros si no se apartan de la manada. También suelen preferir lugares que guarden alguna relación con sus vidas mortales: talleres de motocicletas, fumaderos, lugares de venta de drogas, discotecas, etc.

Trasfondo

Los Pander suelen Abrazar entre las capas bajas de la sociedad, reclutando a rebeldes excitables que se convierten en excelente carne de cañón para las ofensivas del Sabbat. Entre sus filas hay verdaderos psicópatas y sociópatas, pero estos desequilibrados suelen morir entre los fuegos de los asedios. No son en absoluto una línea de sangre estable, ya que está formada por gente demasiado enfadada con la sociedad (por cualquier motivo) como para ser útil de ella.

Creación de Personaje

Los Pander suelen tener conceptos violentos y rebeldes, y a menudo poseen Naturalezas fuertemente individualistas (aunque abundan los Conformistas que simplemente quieren pertenecer a un grupo). Las Conductas son enormemente variadas. Los Atributos Físicos, los Talentos y las Técnicas son las elecciones más frecuentes, y los Trasfondos no abundan demasiado. La mayoría se aferra a su Humanidad, pero los cerebros más críticos adoptan la Senda de Catarsis o la del Acuerdo Honorable.

Disciplinas

Ninguna. Como los Caitiff de la Camarilla, los Panders pueden tomar las Disciplinas que deseen. (siempre sujeto a aprobación. Queda prohibido el uso de Disciplinas muy exclusivas como Obtenebración, Taumaturgia, Nigromancia etc.)

Debilidad

Los Pander no sufren ninguna debilidad inherente impuesta por la sangre. Sin embargo, apenas reciben respeto de los demás, y por lo general se ven obligados a realizar todo el trabajo sucio del Sabbat. Además, ninguno puede comenzar con una generación menor que la Novena (aunque puede disminuirse mediante diablerie u otros medios).

Organización

La organización de los Pander depende enormemente de la manada. Algunas, formadas exclusivamente por miembros de este clan, tienen la estructura de una banda de motoristas o de cabezas rapadas; otras carecen de organización alguna y simplemente recuerdan a reuniones de subculturas. Cuando los Panders se convierten en parte de manadas variadas suelen verse en lo bajo del escalafón. Casi todos muestran reconocimiento por Joseph Pander, aunque muchos creen que su tiempo ha pasado y que la línea de sangre debería dedicarse a intentar ser buenos vampiros.

Volver arriba Ir abajo

Información Re: Los Antitribu

Mensaje por Dama Oscura el Vie Jun 19, 2015 11:53 pm


Ravnos Antitribu


Existe un dicho en el Sabbat: es mejor tratar con el mismísimo Diablo que con un Ravnos antitribu, ya que no sacarás nada de ninguno de los dos.

En las noches olvidadas de la historia, probablemente poco después de la Convención de Thorns, una facción de los Ravnos se apartó de su herencia gitana tras descubrir el Sabbat. Aunque la secta estaba respaldada por una grandiosa ideología, estos Ravnos separatistas se enamoraron de la “vida” de aquellos vampiros. No se enredaban en complejos acertijos hinduistas sobre el dharma, ni subvertían sus naturalezas bestiales. Estaba compuesta por vampiros hechos y derechos, y ofrecía numerosas oportunidades para el engaño perverso y la curiosidad de estos jóvenes desertores, que se convirtieron en los primeros Ravnos antitribu.

Desde entonces no han tenido mucha relación con la secta, sirviéndola cuando era conveniente y aprovechándose de la falta de comunicación provocada por los constantes viajes. Algunos se preguntan por qué se mantiene esta la alianza, pero cuando una información descubierta por los Pícaros vuelve las tornas en un asedio, o un Ravnos antitribu emprendedor logra seducir a la progenie de un Príncipe de la Camarilla, todos estos miedos se evaporan. Se diría que estos vampiros han vuelto la espalda a su clan original, aunque solo sea para librarse de la aplastante presencia de sus antiguos: esa es la naturaleza del Sabbat.

La existencia nómada de la mayoría de las manadas es ideal para los Ravnos antitribu. La idea de poseer un refugio permanente es casi anatema para los Pícaros, que no desean otra cosa que servir a su grupo creando bases temporales desde las que explorar territorio enemigo, sabiendo que pueden levantar el campamento y marcharse cuando sea necesario. Esta peregrinación es su ideal en estas noches modernas, pero muchos sospechan que sus raíces son mucho más profundas, posiblemente surgiendo de los prejuicios raciales y culturales que acosaron a los ancestros humanos de los Ravnos antitribu, y a los siglos pasados huyendo de la persecución. Un Ravnos del Sabbat se aburrirá o quedará estancado con menos frecuencia que su hermano independiente, ya que no suele apoyar las mismas filosofías complejas.

Aunque el Ravnos medio posee un encanto libertino que puede proporcionarle un compañero temporal o dos, los antitribu prácticamente carecen de aliados mortales en los que puedan confiar. Siguen la idea de “ámalos y déjalos”, y emplean sus grandes talentos con ambos sexos por placer personal y para reunir información.

Aparte de la secta, los Ravnos antitribu tienen un código tradicional de conducta para tratar con sus camaradas de clan. Puede ser difícil de seguir para aquellos ajenos al clan, pero la palabra que dan a su manada es ley. Cumplen fielmente sus acuerdos verbales, como todos los Ravnos, pero los Pícaros van un paso más allá. Si un miembro del Sabbat quiere algo por escrito, se firmará mojando la punta de una pluma en la sangre de una herida abierta en el brazo. Para ellos, esta atadura es tan fuerte como la Vaulderie. Violar este código representa una importante pérdida de honor con los demás Ravnos, extendiéndose el efecto al resto de la secta. Pocos antitribu se sienten cómodos ofreciendo estas garantías a los demás miembros del Sabbat, y la mayoría se indigna ante la mera sugerencia de la idea.

Apodo

Pícaros

Apariencia

Los Ravnos del Sabbat suelen tener un aspecto romántico y piel oscura. El cabello y los ojos tienden a ser negros. Cuando viajan, visten de forma discreta y funcional (vaqueros, camiseta y chaqueta de motorista para hombres y mujeres) para no llamar la atención en territorio enemigo. Cuando forman campamentos temporales o se convierten en parte de las cofradías establecidas tienden a ser más espectaculares. Hombres y mujeres llevan colores brillantes, a menudo adornados con joyería u otros accesorios.

Refugio

Colgar el sombrero donde les apetezca: esa es la filosofía de los Ravnos antitribu. Se refugian donde y cuando es necesario, aprovechando las pocas comodidades que se puedan preparar en poco tiempo. Si alguno elige un refugio permanente puede apropiarse de una vieja mansión derruida, la casa de una plantación o de un edificio similar, o bien preferir un lugar sencillo para facilitar los viajes. No suelen tener muchos objetos personales; aunque pueden robar, cambiar o conseguir material en la carretera, los Pícaros no suelen conservar las cosas mucho tiempo. El reto está en la adquisición, no en la posesión.

Trasfondo

Los Ravnos del Sabbat buscan a sus chiquillos entre las zonas más decadentes de la humanidad. Cualquier joven carismático con gusto por el engaño puede convertirse en un buen Ravnos antitribu. Un intelecto rápido y un desprecio frío por los sentimientos y la propiedad de los demás son el elemento clave a la hora de elegir a alguien al que Abrazar. Se han perdido gran parte de la sangre Gitana, y son más un clan en el sentido Cainita que una rama vampírica de las familias Rom mortales. Todos los Pícaros son gorgio (no-Gitanos), especialmente en los Estados Unidos y en Sudamérica.

Creación de Personaje

Los Ravnos antitribu suelen tener conceptos solitarios, vagabundos o artísticos, aunque muchos también son criminales. Pueden tener cualquier Naturaleza, normalmente yuxtapuesta a un Conducta radicalmente distinta. Los Atributos Sociales y Mentales son los más comunes, normalmente con los Físicos como secundarios para resistir la dureza de los caminos. La mayoría cultiva las Técnicas sobre los Talentos y los Conocimientos, y pocos tienen más Trasfondo que un Contacto o un Aliado aislado. Muchos Ravnos antitribu siguen la Senda de la Catarsis, la de Caín y la de la Muerte y el Alma, aunque algunos conservan la Humanidad indefinidamente.

Disciplinas

Animalismo / Fortaleza / Quimerismo


Debilidad

Como sus hermanos independientes, los Ravnos antitribu llevan mucho tiempo satisfaciendo sus caprichos, cada vez más depravados. Cada Pícaro se especializa en un área del vicio en el que está especialmente interesado, aprovechando la menor oportunidad para disfrutar. De hecho, se debe hacer una tirada de Autocontrol (dificultad 6) para resistirse si se presenta alguna oportunidad propia. El jugador debe decidir a qué tipo de “crimen” será adicto durante la creación del personaje. Puede tratarse del carterismo, las estafas, el robo de coches, el asesinato o cualquier otra cosa.

Organización

Los Ravnos antitribu no tienen mucha organización formal, ya que prefieren abrir por su cuenta las sendas de la noche. Respetan la habilidad, de modo que cuando se reúnen cuentan historias sobre sus logros, sobre Lupinos engañados y abatidos, o sobre planes maestros de cuidadosa elaboración y perfecta ejecución. Por supuesto, y como podía esperarse, gran parte de estas historias son mentiras y exageraciones, pero se valora tanto la narración como las propias hazañas.

Los antitribu tienen dificultades a la hora de relacionarse con los Ravnos y los Gitanos, ya que muestran un gran odio por todos aquellos de ascendencia Romaní. Muchos sospechan que el clan lleva tiempo repudiado y proscrito por los vampiros y Gitanos de sangre más pura, que consideran a los Pícaros inferiores. Los antitribu han decidido devolver esta antipatía. Extienden una especie de “honor entre ladrones” a sus propios miembros y al resto del Sabbat, creyendo que dañar a un hermano puede llevar a un nuevo cisma, lo que les dejaría totalmente solos.

Volver arriba Ir abajo

Información Re: Los Antitribu

Mensaje por Dama Oscura el Vie Jun 19, 2015 11:57 pm


Salubri Antitribu


La tumultuosa llegada de la Gehena ha generado numerosos acontecimientos extraños en las noches modernas. Mientras que los Salubri normales sufren la reputación de ser devoradores de almas y diabolistas, los antitribu han dejado atrás las prácticas casi incomprensibles de su línea de sangre. Con una rabia nacida de siglos de persecución, estos vampiros han desarrollado un odio absoluto por la Camarilla, uniendo sus fuerzas a las del Sabbat para conseguir la destrucción de sus enemigos.

Los Salubri antitribu llevan muy poco con sus nuevos aliados, y probablemente no existieran mucho más atrás. Sin embargo, durante este tiempo se han hecho un nombre como salvajes oponentes de la Camarilla, a la que culpan de la destrucción de un poderoso vampiro de su linaje cuyo nombre ya se ha olvidado. No sienten una gran atracción hacia la filosofía del Sabbat, y han decidido aliarse con él sólo por necesidad marcial, no por suscribir sus planes a largo plazo. Sin embargo, el Sabbat acepta cualquier soldado, y los Salubri antitribu son conscientes del odio que existe entre las dos sectas.

Estos vampiros han hecho audaces afirmaciones sobre su efectividad, asegurando haber destruido a la cábala de hechiceros que provocó la caída del héroe de su línea de sangre. Dicen haber iniciado la guerra contra la Camarilla, de la que aseguran que les ha cazado y perseguido desde hace casi un milenio. Animados por la venganza, los Salubri antitribu no tienen mucho tiempo para perseguir los rumores sobre la Golconda diseminados por los cobardes de la línea de sangre a la que pertenecieron. Al parecer, los demás Salubri se rinden cuando abrazan a un nuevo chiquillo, sacrificándose para que el neonato disponga de la mayor ventaja posible. Esta metáfora con el “cordero del sacrificio” no dice nada a los antitribu, que aseguran que los débiles caerán en la batalla mientras los fuertes mantienen la Yihad privada del clan.

Los Salubri antitribu sirven al Sabbat como guerreros, aunque lo hacen a regañadientes y se distraen fácilmente con sus búsquedas propias. El resto de la secta los considera anomalías, aliados útiles en tiempos de guerra pero insoportables proselitistas cuando no combaten. Los Salubri no tienen problema alguno con ello; la no-vida es un infierno de tormento eterno, aliviado únicamente por la muerte gloriosa o por la victoria en la batalla.

Apodo

Furias

Apariencia

Las Furias emplean conjuntos extraños de diversas piezas de “armadura” para protegerse en su cruzada personal contra la Camarilla. Pueden parecer modernos mercenarios leprosos envueltos en trozos caóticos de láminas metálicas y acolchados gruesos, o ser caballeros sombríos con un resplandeciente blindaje antidisturbios y una espada arcaica en la mano. Tomen el aspecto que tomen, parecen saber lo que quieren, y muy pocos se interponen en su camino.

Todos adquieren un misterioso tercer ojo en el centro de la frente de cuando desarrollan el segundo nivel de su Disciplina, Valeren, de un modo muy similar a los Salubri independientes. Sin embargo, al contrario que éstos, los antitribu no suelen preocuparse por ocultar esta rareza, mostrándola orgullosos como un anuncio de la destrucción que aguarda a sus enemigos.

Refugio

Los Salubri antitribu suelen permanecer en el mismo refugio que sus manadas. Sin embargo, muchos conservan además escondites privados en museos, bibliotecas, hospitales y funerarias. Suele tratarse de refugios precarios que se emplean más para emergencias o para esconder armas que como cámaras en las que pasar muchas noches de la inmortalidad.

Trasfondo

Los Salubri antitribu escogen cuidadosamente a su progenie, y nunca emplean la técnica del Abrazo en masa tan popular durante los asedios y cruzadas. Eligen chiquillos de voluntad fuerte, pasión y motivación para hacer lo que es necesario. Convertirse en Salubri antitribu está más allá de la filosofía de la mayoría de los mortales, ya que solo otro vampiro puede comprender su situación. Por tanto, muchos neonatos pasan bastantes noches siendo adoctrinados por sus sires, que transmiten sus lecciones en forma de profecías y parábolas sobre la guerra santa. Solo cuando un chiquillo ha sido totalmente manipulado y se le ha inculcado un odio feroz hacia la Camarilla se le libera sobre sus enemigos.

Creación de Personaje

Las Furias no comparten ningún Rasgo, aunque muchos tienen conceptos de soldados o solitarios. Son comunes las Naturalezas y Conductas de gran carácter, como Director, Fanático, Bravucón y Monstruo. Los Salubri antitribu prefieren los Atributos Físicos y las Técnicas, y desarrollan algunos Trasfondos (pero no Aliados o Recursos). Los que han vivido lo suficiente como para adoptar un código ético vampírico (algo extraño, debido al poco tiempo que llevan existiendo) suelen apoyar las Sendas de Caín, del Acuerdo Honorable o del Poder y la Voz Interior.

Disciplinas

Auspex / Fortaleza / Valeren


Debilidad

La Vitae que no se toma en el calor de la pasión no ofrece sustento a los Salubri antitribu, ni aquella que se entrega libremente. Salvo que la Furia tome la sangre por la fuerza, beba en brazos de la pasión vampírica o sacie su sed sobre un enemigo caído, los puntos de sangre que consuma no tendrán efecto alguno sobre su reserva. Además, no pueden empezar el juego con una Generación menor que 10 ó mayor que 12, ya que la vitae de esta línea aún no se ha extendido por todo el espectro de la potencia de Caín.

Organización

Los Salubri del Sabbat se organizan de un modo similar a las órdenes caballerescas de antaño. La línea reconoce la importancia de los enemigos muertos, los vampiros diabolizados y los secretos descubiertos en la búsqueda por vengar la destrucción de Saulot y sus hijos. El más antiguo de todos es Adonai, un vampiro de la Séptima Generación que otorga títulos y honores a las Furias más eficaces en una ceremonia anual que coincide con la Palla Grande. Se cree que existen menos de cien y tienden a caer en combate con frecuencia, ya que su fervor no siempre es rival para el enorme poder de los cainitas más antiguos.

Volver arriba Ir abajo

Información Re: Los Antitribu

Mensaje por Dama Oscura el Sáb Jun 20, 2015 12:01 am


Serpientes de la Luz


Las Serpientes de la Luz son una secta independiente y orgullosamente herética de los Seguidores de Set. Su jactancia reside en su independencia de los Setitas; las Serpientes no tienen relación alguna con su clan original. Mientras muchos seguidores trazan su historia hasta el antiguo Egipto, las Serpientes aseguran haber surgido en las Indias Occidentales.

Las Serpientes de la Luz aparecieron cuando el Sabbat entró en Haití en los años 60. Hasta entonces, el grupo que se convertiría en las Cobras puede  haber sido un culto renegado de los Setitas que estudió el vudoun y el modo de emplear el misticismo en su provecho. Hasta los 70, el Sabbat estuvo demasiado desorganizado como para prestar atención al Caribe, a pesar de su presencia en la zona (su actividad estaba en letargo). De hecho, la Espada de Caín ni siquiera sabía que esta “tribu perdida” de los Setitas existía en Haití. Sin embargo, una vez conscientes del culto, reconocieron inmediatamente su fuerza despiadada y la protegieron en su infancia. Es posible que las primeras Serpientes fueran jóvenes Setitas que aceptaran la filosofía política del Sabbat. Cuando las noticias sobre el descubrimiento llegaron a oídos de los Setitas los antiguos prohibieron todo contacto con la Espada de Caín. Citando las intenciones del Sabbat de “destruir al dios-rey” enviaron emisarios a Haití que insistieron en que el culto se disociara de la organización.

Las serpientes, ya fuera por hábito, astucia vampírica o cualquier otro motivo. Decidieron ignorar a sus antiguos y buscaron asilo en las filas del Sabbat. Esta grieta creció noche tras noche, hasta que las Serpientes de la Luz proclamaron su independencia total de los Seguidores de Set. Este cisma pudo  lograrse experimentando con la Disciplina Serpentis y el misticismo del Caribe. Las Serpientes modernas reconocen que hubieran sido aplastadas por los Setitas de no ser por la intervención del Sabbat, por lo que entregaron su lealtad total a la causa.

Debido a esta elección, las Cobras se han ganado la enemistad de los Seguidores, y viceversa. El odio entre las dos líneas es muy profundo, y los Setitas consideran a sus primos traidores al clan. Las Serpientes de la Luz consideran a sus rivales abominaciones que pretenden destruir el mundo mediante la resurrección de su dios no-muerto. Los dos grupos aprovechan cualquier ocasión para enfrentarse, librando una mortal guerra santa por todo el mundo. Las Serpientes de la Luz también se oponen a los demás Antediluvianos por motivos similares, citando una profecía vudú de Haití similar a la Gehena predicha en El libro de Nod. Como Sabbat, su ideología encaja a la perfección.

La manipulación mediante la seducción es el arma preferida de estos vampiros, que desarrollan un peligroso juego de ataque y contraataque contra sus rivales Setitas mediante peones mortales. Los miembros de la línea de sangre blanden las armas de la adicción y la podredumbre. Son expertos descubriendo las debilidades de un objetivo y empleando esta arma (ya se trate de drogas, sexo, poder o cualquier otra cosa) para controlar a sus víctimas. Disfrutan con la posibilidad de derribar a los príncipes de la Camarilla, como cualquier otro Sabbat. Algunas Serpientes en importantes metrópolis aumentan de forma sustancial el tráfico de drogas, arrojan a muchas víctimas inocentes a la prostitución y cometen otras atrocidades. Prefieren operar desde detrás del telón, extendiendo su control a través de sus subordinados humanos y Cainitas para no convertirse en objetivos evidentes. Expulsar a una Serpiente de la Luz de una ciudad es como pelar una cebolla: es necesario retirar numerosas capas antes de llegar al centro. Su filosofía es “combate el fuego con el fuego” a la hora de frustrar los planes de los Setitas y, en menor medida, los de la Camarilla.

Las Cobras más antiguas inspiran una gran lealtad en sus chiquillos desde la noche de su Abrazo. Comparan su lucha por separarse de los Seguidores de Set con la historia de las Indias Occidentales de las que proceden. Cuando hablan entre ellos suelen emplear dialectos haitianos, recurriendo a numerosas referencias del vudú. Aunque sienten un placer sibarita en la Yihad que se desarrolla entre la Camarilla y el Sabbat y son excelentes espías, su lealtad está, por encima de todo con su culto patrón. Una Serpiente de la Luz sirve a las necesidades del culto local al que perteneció antes del Abrazo, aun por encima de los deseos de la Espada de Caín.

Apodo

Cobras

Apariencia

Las Serpientes de la Luz visten ropas derivadas de su peculiar práctica del vudoun Cainita. Eligen colores según el simbolismo de su fe, uniéndose mediante ellos a determinados espíritus loa. El blanco sigue a los loa de la sabiduría, el azul a los de la armonía, el rojo a los de la guerra, el negro a los de la muerte, etc. Las Serpientes mezclan estos colores en sus ropas diarias, llegando a crear patrones. Cuando no tienen que “fundirse” con otras culturas adoptan los vestidos tradicionales de Haití, incluyendo kaftanes y blusas de lino.

Refugio

Los miembros de este clan prefieren lugares cercanos al agua para pasar el día, confiando en las corrientes para protegerse de los Loa de Set. Duermen con la manada siempre que es posible, prefiriendo estar en lugares desde los que puedan oír el agua corriente o las olas. Decoran sus refugios de muchos modos diferentes, pero se decantan por los motivos caribeños con macabras tallas de madera, metal y batik. Muchas Serpientes de la Luz también mantienen refugios secretos, donde pueden erigir altares a sus espíritus guía.

Trasfondo

Las Cobras eligen a haitianos o norteafricanos siempre que es posible. En caso contrario cualquiera puede servir, mientras muestre una gran inteligencia, una actitud audaz y capacidad de aprendizaje. Todos deben estudiar y practicar la teología vudú, o algún ocultismo. El clan ha estado creciendo en fuerza y número, debido sobre todo a su deseo de convertirse en una importante fuerza dentro del Sabbat.

Creación de Personaje

Las Serpientes de la Luz pueden tener cualquier concepto, pero a menudo tienen inclinaciones sacerdotales, ocultistas o religiosas. Las Naturalezas suelen ser egoístas, aunque las Conductas reflejen un altruismo fingido. Los Atributos Sociales son primarios, seguidos de cerca por los Mentales. Los Conocimientos y Talentos son igualmente apreciados. Las Cobras suelen involucrarse en la cultura mortal local, desarrollando fuertes Trasfondos en Aliados, Contactos, Influencia y Recursos. Algunos aprenden Nigromancia o Taumaturgia, especializándose en la Senda del Osario y en la Manipulación Espiritual. Muchas Serpientes de la Luz encuentran objetivos y estabilidad en la Senda del Poder y la Voz Interior, así como en la Senda de Lilith.

Disciplinas

Ofuscación / Presencia / Serpentis


Debilidad

Las Serpientes de la Luz comparten la misma debilidad que los Seguidores de Set. Todos surgen de la oscuridad primordial, y por tanto reaccionan igual de mal ante la luz. Sufren dos niveles de salud adicionales de daño al ser heridos por el sol. Además, restan un dado de todas las reservas cuando están sometidos a una luz especialmente brillante, artificial o no (luz solar, focos, bengalas químicas, etc.).

Organización

El conocimiento es fuerza, y las Cobras lo saben. Participan en todas las reuniones y ritae de las manadas del Sabbat, organizando en ocasiones acciones conjuntas, especialmente Partidas de Guerra y salidas de exploración. También mantienen una red de comunicaciones entre los miembros del clan para estar informados sobre las actividades del Sabbat y de cada una de las Cobras.

Volver arriba Ir abajo

Información Re: Los Antitribu

Mensaje por Dama Oscura el Sáb Jun 20, 2015 12:05 am


Toreador Antitribu


Estos vampiros fueron vitales en la formación del Sabbat, y gran parte de lo sucedido en la Convención de Thorns fue dirigido por los anarquistas Toreador que más tarde guiarían a la secta. Con el esfuerzo organizador de los Lasombra y los Tzimisce, así como el de algunos Venture antitribu, los Toreador crearon gran parte de la estructura de la organización, así como la codifgicación de sus creencias. De hecho, en las primeras noches caóticas, la secta podía haber visto su destrucción de no ser por la maestría de “nuestros estimados artistas de la desinformación”.

Hoy en día, los Toreador antitribu tienen intereses similares a los de sus hermanos de la Camarilla, solo que su aprecio por la estética se ha ampliado para incluir el dolor, el salvajismo, la crueldad y la depravación. ¿Cómo puede una rosa, un soneto o un retrato ser más cautivador que un desollamiento exquisitamente ejecutado?, se preguntan ¿Qué es la belleza, sino algo subjetivo?

El talento de los Pervertidos para la tortura rivaliza con el de los Tzimisce en dolor y duración. Los jóvenes miembros del clan comienzan practicando sobre mortales, mientras que los más experimentados se “gradúan” con otros sujetos. Aquellos con mayor práctica han logrado introducir su arte en los salones y Elíseos de la Camarilla, donde logran un gran apoyo Cainita para consternación de aquellos cuya moralidad se siente violada. En los 80, un artista exhibió “La Sumisión de la Mujer a Manos del Hombre”, un vestido fabricado con carne cruda. La exposición viajó por diversas galerías nacionales de la Camarilla y consiguió titulares en todas las ciudades visitadas. Nadie se preguntó nunca por el tipo de carne empleado, ni por el método con el que se creó la escultura.

Los tatuajes, las cicatrices y el piercing corporal representan otra oportunidad para los Toreador antitribu, una que pocos miembros del Sabbat (y nadie ajeno) conocen. Los artistas han creado su propio lenguaje de signos y códigos para transmitir información, tanto en su propio beneficio como en el de la manada. Un cierto pendiente o una piedra particular en un arete en la nariz puede proporcional datos vitales a aquellos capaces de leer el mensaje oculto. Los tatuajes y piercings terminan desapareciendo a no ser que el vampiro los tuviera antes del Abrazo; los Toreador antitribu pueden enviar mensajes diferentes cada noche, disfrutando del dolor exquisito del proceso cada vez que lo hacen.

De todos los clanes del Sabbat, éste es el que se relaciona con los mortales con mayor frecuencia. Se mueven en los círculos humanos más elegantes,  haciendo uso de su dominio del arte y la sociedad, y alimentándose de los ricos e indolentes. Como los Toreador de la Camarilla, son letales mariposas sociales, moviéndose visibles pero misteriosos en los círculos mortales. Poco saben los aduladores y admiradores que detrás de cada invitación, indirecta o gesto se oculta el horror del Sabbat.

Apodo

Pervertidos

Apariencia

Casi todos los Toreador antitribu son atractivos (a menudo horriblemente atractivos), o al menos elegantes. Visten con las modas más actuales y vistosas, y llevan joyería espectacular en sus piercings, así como intrincados tatuajes. Exhiben los últimos cortes de pelo, escuchan la música más moderna y conocen la jerga más actual. Son aquello que los demás aspiran a ser... al menos en la superficie.

Refugio

Los Toreador antitribu suelen mantener áticos y apartamentos en barrios conocidos por su gusto, su buena comida y su conversación interesante. En las ciudades donde el Sabbat tiene preponderancia se mezclan con la “beautiful people”, acudiendo a estrenos teatrales, exhibiciones de arte y bailes privados. Si un Toreador tiene que quedarse en un refugio de manada, normalmente será porque se le ha pedido que organice un acontecimiento inminente del Sabbat. No es que le molesten sus compañeros, pero no les gusta compartir la atención, ni ser vistos en lugares que no estén a la altura.

Trasfondo

Los Toreador antitribu parecen seleccionar a sus chiquillos entre un espectro más amplio que sus contrapartidas de la Camarilla. Abrazan entre las filas habituales de artistas, escritores y creadores, pero también entre médicos y militares; les sirve cualquiera que crean que realiza su función de forma ejemplar. A menudo vigilan a sus víctimas potenciales durante meses, o incluso años, para asegurarse de que tienen el talento y la habilidad que les permita mantener el interés de sus compañeros de clan y ser útiles a la manada. No eligen chiquillos vacíos, a pesar de la imagen que presentan, y más de un Sabbat arrogante ha descubierto dolorosamente que los Pervertidos no son “fraudes artísticos y lisiados”, ni “animadoras putrefactas”. Permitir que un rival te subestime es el modo más seguro de conseguir la ventaja, y muchos de ellos lo saben...

Creación de Personaje

Los Toreador del Sabbat suelen tener conceptos de artistas o diletantes, salvo que no procedan del tradicional pasado creativo. Tienen Conductas espectaculares y Naturalezas únicas, normalmente egoístas, vanidosas o interesadas. Los Atributos Sociales casi siempre son primarios, estando el foco secundario en los Mentales. Los Talentos y Técnicas tienen precedencia sobre los Conocimientos, ya que los Pervertidos prefieren hacer a saber. Trasfondos comunes son Contactos, Fama, Rebaño, Recursos, Criados y Posición en el Sabbat. A menudo mantienen su Humanidad durante algunos años, pero casi siempre “trascienden” hasta adoptar la Senda de la Muerte y el Alma, la Senda de la Catarsis o la Senda del Poder y la Voz Interior.

Disciplinas

Auspex / Celeridad / Presencia


Debilidad

Los Toreador antitribu poseyeron en su día la misma debilidad que sus contrapartidas, aunque su indulgencia en los juegos de sangre y las pasiones retorcidas han cambiado este defecto. Aunque antes encontraban belleza incluso en la violencia y el sadismo extremos, ahora son innecesariamente crueles e infligen dolor a todos los que les rodean. Si se les presenta la ocasión (la alimentación, un rival que se ponga en ridículo, la tortura de un Cainita cautivo), casi siempre causarán un daño físico o emocional a sus víctimas. Enfrentados a esta situación, deberán hacer una tirada de Autocontrol (dificultad 6) o gastar un punto de Fuerza de Voluntad. Si la tirada falla o el jugador se niega a gastar el punto (lo que puede declararse después de ver el resultado, ya que dejar las cosas al azar tiene sus consecuencias), el personaje debe deleitarse en su necesidad de torturar a su objetivo. Que se trate de algo tan sencillo como un comentario ofensivo o tan brutal como la amputación de los pulgares depende de cada uno, y es algo que deberá explorar el jugador.

Organización

Los Toreador del Sabbat hacen su propia división entre imitadores y artistas, pero sólo ellos parecen conocer exactamente los detalles. La mayoría suele actuar primero en su propio beneficio, después en el del Sabbat y por último en el del clan, aunque algunos ignoran la gloria de la secta por la vanidad del clan. Los Toreador antitribu se relacionan con más facilidad que el resto del Sabbat con los mortales, y algunos degenerados llegan a preferir la compañía del ganado. La mayoría tiene un papel vital en los ritae de la "Palla Grande" y en el "Festivo dello Estinto".

Volver arriba Ir abajo

Información Re: Los Antitribu

Mensaje por Dama Oscura el Sáb Jun 20, 2015 12:09 am


Ventrue Antitribu


Hace mucho, antes de que existieran el Sabbat y la Camarilla, antes de la Revuelta Anarquista y antes de que los Lasombra mataran a su Anciano y bebieran su preciosa vitae, los Ventrue eran caballeros y señores, maestros de sus mansiones. Tras el caos de la Revuelta y el audaz ataque de Tyler contra Hardestadt, llegó el Renacimiento, y los Ventrue evolucionaron con los tiempos. Motivados por la avaricia y la sed de poder, cambiaron de objetivos. En vez de mantener su nobleza, persiguieron intereses mayores en la clase mercante. Dejando atrás su obligación y el derecho divino de los reyes, se rodearon de excesos y de lujo innecesario.

Eso creen los Ventrue antitribu. Los pocos anarquistas de este clan que se opusieron al gobierno férreo de sus antiguos estaban frustrados con el control estático que los viejos Sangre Azul ejercían. A medida que cambiaban las corrientes mortales, estos vampiros se aferraron a sus imperios, impidiendo que Ventrue más jóvenes y capaces tomaran su justo lugar. Vendiéndose, abandonaron la verdadera nobleza. Para los Ventrue anarquistas sus líderes les habían fallado, tentados por la riqueza material y corrompidos por el poder. Al proclamarse antitribu, los que se unieron al Sabbat labraron un nicho propio que ocupara sus valerosos corazones y que han conservado hasta hoy en día.

Los Ventrue antitribu practican una elegante "noblesse obligue". Son caballeros sombríos y paladines que han jurado combatir a los Antediluvianos y derribar a la degenerada Camarilla. Aunque sus fines puedan parecer nobles en comparación con la violencia infernal del Sabbat, apoyan a la Espada de Caín hasta el amargo final. Los Ventrue saben, como sus crónicas medievales pueden atestiguar, que la Gehena está a la vuelta de la esquina. En estas noches finales de caos y Sangre Diluida, el único modo de impedir el inminente armagedón es arrancarlo de raíz. Tanto los Cainitas como los mortales sirven sin saberlo a los Antediluvianos, y solo aquellos con la voluntad para combatir a sus maestros secretos sobrevivirán a la lluvia de fuego y sangre. Esto es lo que han jurado conseguir los Ventrue antitribu. Ven a sus hermanos de la Camarilla como un fracaso, y han asumido el papel de salvadores de la raza Cainita para expiar esta culpa.

Creen que los mortales son ganado ignorante que no sirve más que como comida y como criados de sus terribles señores vampíricos. El mundo se  convertirá en un infierno, sí, pero los Cainitas, como elementos de la venganza de Dios y la voluntad del Diablo, son aptos para convertirse en gobernantes de los Hijos de Seth. Aceptar cualquier otra cosa es adoptar la senda de los desgraciados Ventrue de la Camarilla, algo a lo que los antitribu no están dispuestos.

Apodo

Cruzados

Apariencia

Los Ventrue antitribu llevan vestimentas que muestran su posición anacrónica como nobles menores. Muchos aún conservan dinero obtenido en las largas noches gracias a familias desaparecidas hace tiempo, y se visten con ropas elegantes y lujosas. No consideran este comportamiento hipócrita, ya que se presentan como creen que deberían ser. Después de todo, ¿de qué sirve negar la propia riqueza? ¿Quién consigue un mayor respeto, el caballero que limpia su armadura y cuida de su caballo o el bárbaro grosero con ropas manchadas y garras rotas? Los Ventrue del Sabbat logran la atención de los demás, igual que sus hermanos de la Camarilla, interpretando su papel.

Refugio

Los Ventrue antitribu mantienen refugios privados cuando les es posible, aunque no tienen problema en compartir escondrijos comunales con el resto de su manada. La mayoría prefiere lugares lujosos, de modo que puedan pasar con la mayor comodidad el tiempo que están alejados de la Gran Yihad. Sin embargo, no conservan muchos objetos de las culturas materialistas, disfrutando de unos pocos elementos importantes en vez de grandes colecciones de coches y efectos personales. De este modo sus refugios, tanto personales como comunales, pueden ser descritos como relativamente austeros. También honran la centenaria tradición de la hospitalidad; si otro Ventrue del Sabbat necesita refugio, el cruzado hará todo lo que posible por proporcionárselo.

Trasfondo

Los Ventrue del Sabbat seleccionan a sus chiquillos entre la alta sociaedad, pero no eligen a mocosos inversores o a diletantes. Deben tener los medios para sostener su posición y el carácter necesario como para hacer lo que sea con tal de cumplir con su deber. Los Cruzados pueden proceder cualquier origen étnico o cultural (es posible que su fuente de chiquillos sea la más diversa de toda la secta), pero los candidatos tienen que tener un fuerte sentido de la responsabilidad, algo cada vez más escaso en las hedonistas noches finales.

Creación de Personaje

Los Ventrue antitribu se adhieren a los conceptos de soldado y aristócrata, principalmente. Las Naturalezas reflejan su poderoso sentido del deber, y la mayoría tiene Conductas similares, aunque no faltan los Ansiosos de Emociones, Monstruos y Pervertidos. Los Ventrue del Sabbat valoran todos los Atributos y Habilidades por igual, considerando que un “verdadero” caballero debe ser tan capaz con el ordenador como con la pluma, la espada y el automóvil. Estos vampiros también cultivan importantes Trasfondos, siendo los más importantes Aliados, Influencia y Posición en el Sabbat. Casi todos mantienen un cierto semblante de Humanidad después del Abrazo, hasta que pueden dedicarse por completo a su monstruoso código de caballería, que prácticamente siempre toma la forma de la senda del Acuerdo Honorable (o, en algunos casos, las Sendas de Caín o de la Catarsis).

Disciplinas

Dominación / Fortaleza / Presencia


Debilidad

Los Ventrue del Sabbat padecen los mismos gustos enrarecidos que sus hermanos de la Camarilla, y solo pueden alimentarse de determinados recipientes (decididos en el momento de la creación). Por ejemplo, un Cruzado podría alimentase solo de cristianos, o de invidentes, o quizá solo pueda beber sangre fría en un vaso especial de cristal. No probará otro tipo de vitae, aunque esté en frenesí o muerto de sed. No tienen problemas a la hora de ingerir vitae vampírica.

Organización

La completa jerarquía neofeudal de estos vampiros está basada en el mérito, la adquisición y los enemigos abatidos. El clan dispone de un buen número de guerreros y administradores que pueden luchar tanto en las calles como en la bolsa. Cualquier cosa es aceptable, siempre que el cruzado mantenga su causa en su corazón frío y muerto. La mayor parte de la Inquisición del Sabbat está compuesta por miembros de este clan, y algunos se han abierto paso también dentro de la Mano Negra. Además, muchos se convierten en Templarios y Paladines de la Espada de Caín.

Volver arriba Ir abajo

Información Re: Los Antitribu

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.