Últimos temas
» re incicio
Mar Feb 07, 2017 4:08 pm por Invitado

» Rol: Petición
Miér Feb 01, 2017 5:16 pm por Invitado

» Empezando
Miér Ene 25, 2017 1:41 am por Dama Oscura

» Retorno.
Mar Ago 30, 2016 8:55 pm por Invitado

» Dangerous budapest - Cambio de botón + Afiliación Élite
Vie Ago 26, 2016 3:14 pm por Invitado

» Asilo parte  2 "¿Refugio?"
Mar Ago 23, 2016 3:45 pm por Invitado

» Penumbras ~Crónica~
Lun Ago 22, 2016 8:44 pm por Invitado

» Alerta ~Andrea Medici~
Mar Ago 09, 2016 6:02 pm por Dama Oscura

» Buena noche.
Lun Ago 08, 2016 11:36 am por Invitado

» Ego || Clary Maximoff feat Hayden Coltrane
Mar Ago 02, 2016 12:00 pm por Invitado

» Sabbat: Ritae
Dom Jul 31, 2016 3:33 am por Dama Oscura

» Sabbat: Léxico
Dom Jul 31, 2016 3:06 am por Dama Oscura

» Sabbat: Manadas
Dom Jul 31, 2016 2:42 am por Dama Oscura

» Sabbat: Facciones
Dom Jul 31, 2016 2:33 am por Dama Oscura

» Sabbat: Jerarquía
Sáb Jul 30, 2016 11:23 pm por Dama Oscura

Afiliados Elite
Afiliados Hermanos
Últimos Temas

San Petersburgo: Capítulo I

Ir abajo

San Petersburgo: Capítulo I

Mensaje por Dama Oscura el Mar Jun 23, 2015 2:59 am

San Petersburgo
Nocturno


Capítulo I
Ojo del Huracán

Los años transcurrieron, en San Petersburgo, todo había quedado en el olvido, la espiral decadente en la que se había envuelto la ciudad quedaba en el pasado, los hecho ocurridos pre y post guerra pasaron de boca en boca hasta convertirse en leyendas y las leyendas terminaron en mitos, mitos que los abuelos contaban como historias de terror para una noche en los bosques alejados de la ciudad.

Transcurría el año 2001, al otro lado del oceáno el país de las barras y estrellas sufría uno de los peores atentandos terroristas en su historia, la atención del mundo se centraba en Norteamérica. En San Petersburgo un forastero caminó por las calles de la ciudad, su andar calmado y vigilante pasaron desapercibidos para los ojos mortales. Los seres de la noche, aquellos que triunfaron una vez más ocultando su existencia, sintieron algo, un escalofrío que recorría sus cadavéricas espaldas hasta terminar en su nuca, aquel sentimiento les siguió durante algún tiempo, la brisa, ya de por si gélida, cargaba una aire de intranquilidad, una frialdad más allá del clima Ruso. Pocos se percataron de aquellos sucesos, y aun menos le dieron una importancia, para los Vampiros, egoístas y narcisistas por naturaleza, las noches transcurrieron con normalidad.

La ciudad siguió su curso y engrandecimiento, volviéndose con ésto, un jugoso botín para aquellos que buscaban el poder ante todo. La ventana al Occidente se volvió el blanco de batallas entre mortales e inmortales por igual, la Mafia buscaba el control, los vampiros manejaban los hilos tras estas guerras para hacerse de algo mayor, pero, así como jugoso era el botín, cargaba en sus entrañas un peligro palpable pero dormido, esperando el momento correcto para emerger.

Aquella noche, la tragedia cubrió San Petersburgo una vez más, en Rusia retumbaron los terribles hechos de Beslán, la masacre que había dejado más de 370 muertos a manos de un grupo armado Checheno. Pero la ciudad vivía su propia tragedia, la Catedral de la Santa Trinidad ardía en llamas alumbrando el cielo nocturno, el edificio cayó consumido por las llamas. La desaparición de cientos de jóvenes de entre 15 y 19 años dejaba una terrible marca en la historia de la ciudad. Aquel ruinoso edificia continúa luego de casi 11 años, dejando una mancha dentro del Centro Histórico. El año 2004 llegaba a su fin.

Los años transcurrieron con una relativa calma, las guerras entre la Mafia eran algo cotidiano, la muerte y penuria se convirtieron en algo común en la población Peterburguesa, que veía un gobierno incapaz de solucionar los problemas que aquejaban a sus gobernados, una Mafia cada vez más poderosa y un silencio casi sepulcral en las noches, un silencio que era acompañado por aquella brisa fría que años atrás había llegado a San Petersburgo para alojarse en las sombras. Los Vampiros, en su egoísmo y sed de poder eran incapaces de ver aquello que les acechaba, aquello que crecía volviéndose mayúsculo, tal vez mayor que la ya tradicional Yihad.

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.